jueves, 6 de febrero de 2014

1.913 El Duque y Santa Justa

HACE MÁS DE UN SIGLO YA
                                                                       
Seguro que más de una vez nos hemos preguntado cómo desaparecieron el poder y las propiedades que el Ducado de Feria tenía en Nogales. También habremos oído diversas historias al respecto, posiblemente producto de interpretaciones político-social-religiosas habitualmente interesadas, dependiendo del momento. Bueno, pues tras el análisis de una variada documentación, aquí tenéis otra:
La transición de la propiedad ducal a la gente del pueblo es el resultado de un largo proceso que se desarrolla principalmente en el siglo XIX, y sin el que no entenderíamos bien lo sucedido después. De cualquier forma, y como he dicho antes, no está claro por las diferentes interpretaciones interesadas que en cualquier análisis histórico son inevitables.
Debido a la gran deuda pública arrastrada por el Estado (muy de actualidad por cierto), el ministro Mendizábal en 1836, inicia un procedimiento llamado: “Desamortización”. En 1841 se publicó una Ley por la que se le “expropiaban” los bienes a la Iglesia (al Clero Secular). Ejemplo claro lo tenemos en la dehesa de La Jarilla que pertenecía al convento de Santo Domingo de Badajoz y la compra en pública subasta la familia Romero de Tejada de Almendralejo sobre 1845 (Habréis oído hablar de Carolina Coronado, de sus poemas y novelas en las que hace referencia a la zona). También expropia el Estado la Cerca del Administrador (25 fanegas) con el huerto y la ermita de las Santas Justa y Rufina dentro, pues el duque había fundado una capellanía donando la finca a la Iglesia para el mantenimiento del capellán y ermitaño que allí vivían. Sale a subasta y la compra el abogado D. Juan José Bernáldez Domínguez, padre de Bernáldez Grinda, quien en 1862 la vende al senador de Barcarrota Don Juan Andrés de la Cámara a quien se la compra el Duque en 1869 por 40.000 reales. Aunque es poca cosa, también expropia a la cofradía de la Virgen del Rosario, el olivar que aún existe al final de la calle de San Juan, antes de la Chaparra.Tengo la documentación del remate en su subasta. 
           En 1837 se abolieron los privilegios a la nobleza. No podían cobrar impuestos ni el noveno, y además tenían que demostrar que sus fincas las habían comprado, no recibido del rey. El Duque, para 1.839, en 6 pleitos había logrado poner a su nombre sus tres dehesas (Santa Justa, Entrines de enmedio y bajo), la huerta de las Moreras o de San Juan, el granero, el molino, etc. También aparece el castillo. Con lo que salva todo lo que tenía. Y además, no se sabe porqué, sigue cobrando el noveno.
            Y en 1849 el duque tenía en Nogales: Dehesa de Santa Justa (2.000 f.), Dehesas del Entrín Primero o de Enmedio y del Entrín Bajero (más 3.000 f.), el Granero, la huerta de las Moreras, censos (rentas) sobre 200 fanegas en Valdelamorera, sobre 200 fanegas en los Madroñales y sobre otras tierras, y por supuesto, “el noveno” sobre casi todo lo que se producía en el término municipal. Cosa curiosa, ya no aparece aquí el castillo entre sus propiedades, seguramente porque no le daban ningún valor económico.Pero es un hecho muy importante para cuando  analicemos su situación jurídica y las actuaciones que han llevado a ponerlo otra vez en manos de la Casa Ducal.
         Pero después de esto España seguía sin levantar cabeza, los resultados de la desamortización clerical no habían dado los resultados esperados, y en 1855, el ministro Madoz propuso la 2ª desamortización, por la que no sólo se expropiaban bienes al Clero, sino que ahora se les expropian todos sus bienes y derechos a los ayuntamientos. Esta ley sí que fue nefasta para Nogales, el Estado se incautó de nuestra Dehesa “El Novillero”, el arbolado de lo que era la dehesa Boyal (100 fs entre el sexmo y la carretera de Salvaleón), “el pósito” del trigo que estaba en la calle San Cristóbal entre los nº 30 y 32 actuales, y todos los derechos que el Ayuntamiento tenía sobre fincas, casas y otros bienes, como eran los aprovechamientos de todas las encinas de los LLanos, Valdehierro, y todo lo que no era Santa Justa. Aparte los alquileres que el Ayuntamiento cobraba de muchas casas y tierras. Todo esto salió a pública subasta en varios días de 1.885. Teniendo que ir cada propietario del suelo a quedarse con sus respectivos arbolados. En el artículo sobre la Desa se detalla o detallará el proceso. Con lo que el pueblo se queda sin terrenos comunales. La Desa, aunque en principio 134 personas ponen dinero para la subasta, se termina haciendo cachos grandes y los que habían puesto menos dinero venden sus pequeñas partes al mejor postor.
Pero sigamos que hemos dejado al Duque "patrás" y no nos hemos enterao de que se ha muerto el XIV Duque de Feria en Madrid, en 1873, y su mujer, doña Angela Pérez de Barradas y Bermuy, la que después sería I Duquesa de Denia (1882), adquiere Santa Justa en parte del pago de sus derechos a la disolución de la sociedad de gananciales del matrimonio. Pero muere el duque cuando se había iniciado un juicio por el que 
Varias personas de los diferentes pueblos del Ducado demandan en Almendralejo que anule los Juicios del 37 y devuelva lo cobrado de más el Duque. La sentencia les da la razón pero el Duque recurre ante la Audiencia de Cáceres y ésta parece que le da la razón a los de los pueblos, pero después no condena al Duque a pagar. Algo totalmente absurdo judicialmente, pero así fue. Luego seguimos con el Noveno. Recurren al Tribunal Supremo, que no le admite el recurso.

De aquí en adelante, con algunos de los argumentos que aparecen en las sentencias, todos los labradores y ganaderos que utilizaban las tierras inicial otra estrategia. Mediante expedientes posesorios en los juzgados de paz de cada pueblo, declaran ante dos testigos que esas tierras llevan muchos años labrándolas y las heredaron de sus padres. Los testigos, que eran dos amigotes y el juez también, firman el documento y se lleva a Almendralejo a registrar. Pero siempre con los nombres que ellos utilizaban: Cañá la Cruz, Montelalmendro, Serapio, Labraos, el Casco, Aldefita, Contaero, Risco la Grá, etc. en Santa Justa y para Los Entrines: la Cruz Blanca,Caballo, Bárbará, ET. (estas las conocemos menos) Por supuesto, del Castillo no se acordaban porque no tenía ningún valor. Estaba abandonado.

Muerto el Duque durante los juicios del 70, vienen los albaceas y abogados de Madrid para valorar las fincas y hacer la partición de la herencia (a la duquesa le había tocado Santa Justa) y se encuentran que muchas de las parcelas de las dehesas de los Entrines (bajero y de enmedio) estaban inscritas a nombre de diferentes personas, y se arma la "Marimorena". Los abogaos y el Administrador de la Duquesa llevan a todos a los Tribunales, demandando que se anulen esas inscripciones en el Registro. Tengo en mi archivo el juicio completo, dos de mis bilabuelos estaban en el "fregao". Una Joya para el que entienda un poco.

Qué cómo terminó? Pues llegando a un acuerdo para que de alguna forma se lo compraran. Meterse en más juicios con la nobleza era un riesgo muy alto.Y así fue, los que tenían parcelas pequeñas las compraron y todo lo demás lo compraron entre 3. Alguno de ellos se arruinaría como consecuencia de la operación.

Y cuando llegan los abogados para comprobar el cambio de propiedad a la Duquesa se dan cuenta que hay algunas personas de los pEn 1892, venden las dehesas de Los Entrines, después de un juicio contra los que llevaban las tierras. Pero ésta, también es otra historia...
Muere la duquesa en el verano de 1903, y poco tiempo después aparecen por aquí los albaceas contadores partidores del testamento de la noble para valorar sus propiedades, y se percatan de que una gran parte de la finca está siendo labrada por gente de la zona y que muchos de ellos y ellas no pagan el noveno, y que otros siembran habas, garbanzos y demás granos gruesos prohibidos por la Casa Ducal para proteger los aprovechamiento de rastrojos y barbechos por el ganado; y lo que les pareció más grave, muchos habían inscrito ya a su nombre en el Registro de la Propiedad de Almendralejo las parcelas que habían venido labrando ellos y sus padres, mediante la utilización de nombres distintos al de Santa Justa, como “La Matilla”, “Monte del Almendro”, “Cañá La Cruz”, “El Contaero”, “Risco La Grá”, “Ermita”, “Alcaidía”, “Campillo”, “Labraos”, etc. (los nombres de antepasados, las fanegas que labraban y los parajes los podréis consultar en anexo )
Visto lo cual no les queda otra que demandar a todos los labradores: unos 105 de Nogales, 9 de La Torre y uno de Aceuchal, según consta en las cédulas de emplazamiento para el juicio. Antes de éste, se llevan a cabo 15 juicios de conciliación colectivos en el Ayuntamiento, más concretamente desde el 7 de julio al 9 de septiembre de 1905. En ellos intervienen principalmente: como juez, Don Avelino Marroquín de Ocano, menos cuando era parte; de la parte de la casa ducal Don Felipe de Solís y Campuzano (militar retirado que vivía en Santa Marta y que era el administrador) y como su “hombre bueno” Don Eugenio Álvarez Infantes “El Montonero”; de la otra parte, todos y cada uno de los labradores.
En ellos, el representante del duque pide que reconozcan el dominio ducal de las parcelas que labran y que cancelen, los que así  lo hayan hecho, las inscripciones registradas a su nombre por ser posteriores a las del Señor Duque. A lo que todos se niegan e incluso dicen algunos que no piensan respetar la prohibición de sembrar habas y garbanzos, pues siempre lo han hecho y ya lo venían haciendo también sus antepasados desde tiempo inmemorial. Hubo uno, Manuel Lozano Bernáldez, que llega a replicar que “… si al duque le molesta tanto que existan dos inscripciones de la misma finca que cancele en el Registro la suya, y así tendrá cumplida satisfacción a sus deseos”. Visto lo cual el procurador del Duque, Don Blas del Barco, presenta la demanda en Almendralejo el 9/12/1905.
Como os podéis figurar tuvieron que ser unos días muy movidos. Creo, según referencias orales, que no se hablaba de otra cosa en Nogales y pueblos de alrededor.
Viendo la casa Ducal las pocas posibilidades que tenía de recuperar las tierras y, suponemos, su falta de liquidez para afrontar el pago de los impuestos inherentes a la herencia, igual que hizo en el anterior pleito por las dehesas de Los Entrines, se la ofreció en venta al pueblo. El día 17 de octubre del año 1.906 se firma la escritura de compraventa de la Dehesa de Santa Justa, de una casa-granero en el nº 17 de la C/ San Cristóbal y “el noveno” de los productos de los terrenos enclavados en el término municipal, entre otros, los partidos denominados Valdehierro, Jimón, Llanos y Jarales. Esto es, todas las propiedades y derechos que le quedaba a la Casa Ducal en Nogales. Todos, por ello podría pensarse incluso en el castillo y la cárcel, son comprados por una sociedad que constituyen al efecto diez familias del pueblo: Ildefonso Torres Ramírez; Ildefonso Torres Lozano; León Domínguez Torres; Juan José Ramírez Torres; Jose Antonio Ramírez Fernández; Miguel Ramírez Bernáldez; Antonio Rodríguez Portal; Manuel Lozano Bernáldez; Antonio Carrasco Conejo y Jesús Bernáldez Bernáldez.
Su precio, 325.000 pesetas, haciéndose efectivo a la firma de la escritura la quinta parte, y cada una de las cuatro quintas restantes se debían pagar en la misma fecha en los cuatro años sucesivos en moneda corriente y en el domicilio de Madrid de los excelentísimos señores vendedores.
Durante una serie de años, hasta 1.913, esta sociedad fue cobrando el noveno y las rentas que el duque tenía sobre las fincas del término, al mismo tiempo que iba vendiendo parcelas, unas 400 fanegas con sus correspondientes derechos novenarios, principalmente a las personas que ya las venían labrando, Viendo en 1.913 las dificultades que entrañaban estas ventas con tal pluralidad de vendedores, deciden deshacer la sociedad y repartir lo que quedaba (1.601 fanegas) entre los diez a partes iguales. Y así se recoge en escrituras de 1.917. Se hicieron 10 bloques de unas 150 fanegas cada uno (excepto uno de 210, por tener menos arbolado) y se adjudicaron mediante sorteo.
Lo demás, ya lo sabéis
                                                                                                                                          Carmelo Ramírez Lozano

                                                                                                                                          Foto: propiedad de Isabel Lozano

        Foto completa hecha desde "El Canchá". Fíjense donde está la Cruz del Calvario. 


Propietarios demandados que labraban tierras en Santa Justa
405 fanegas Según Demanda
Labradores observaciones que aparecen en la demanda sitio fanegas
Fernando Torres Méndez Cp,Mc,Af 10,00
Mª Josefa y Carolina   Ramírez Fdez L,cp, Alm 14,00
Carolina Ramírez Fdez Ermita 3,00
José Ant. Ramirez Fdez Po,alm,Cp 8,00
Francisco Ramírez Torres Antes Tomasa Bdez González  Mc, L 6,50
Juan José Ramírez Torres Ps,Ls,Pz B 6,00
José Antonio Ramírez Torres Mat, sierra Mªdr 3,00
Ricarda Castaño Sanz Mujer de Mauricio Gómez Corrales  Ct Cp 5,00
José, Mateo y Concepc Vázquez (mujer de Victoriano Milan) Ct Cp 4,00
Mª Mogio Pigna Mujer de Fº Catalino Espejo Ct 1,00
Ricardo García Meneses Ct, mc 3,50
Manuel Seco Gallego y José Hdez Meneses (menor) Carpintero ct 1,00
Teodoro Matos (viudo) ct 0,50
José Carrasco García Ermita 10,00
Luis Carrasco García Menor reprdo. Antonio Carrasco Conejo Charco red 8,00
Matilde Domínguez Salas Mujer de Mauro Torres Martín Melons 4,00
Felisa Ramírez Torres Alc. 6,00
Isabel Bernáldez González (viuda) Matilla 1,00
Luis Domínguez Torres (viudo), antes su mujer Mª Lozano Benítez Alm,cñ + 7,50
Andrea Domínguez Torres viuda de Primitivo Perez de Guzmán R gr, Ls 7,00
Patricia Domínguez Torres mujer de Miguel Ramírez B. Ls 7,00
Juan Domínguez Torres  casado mat 2,00
Juan Domínguez Torres  mat 0,50
Isabel de Gracia Dguez Ramírez mujer de Benigno Ramírez Leal Ch Red 1,00
José Marroquín Bernáldez Serp,alm,barr 6,50
Teresa Marroquín Bernáldez mujer Manuel Lozano Fdez  Sp, Pz B. 6,00
Baldomero Mquín Bernáldez Sp.  2,00
Baldomero Mquín Bernáldez mc 1,00
Victoriano Dguez García Guti  2,00
Aureliano Dguez García De Aceuchal Er, alm,cp, 9,50
Antonio Rguez Portal Alm,  19,00
Antonio Rguez Portal melonares 15,00
Ricarda Hernández Montes soltera Alm,ct 4,50
Avelino Marroquín de Ocano viudo guti 2,00
Pedro Martínez Martínez Mat,Ch Red 4,00
Pedro Martínez Martínez Ch red 2,00
Elisa Torres Ramírez Mujer de Ildefonso Torres Ramírez  L, Mc 5,50
Elisa Torres Ramírez R gra,post,cp 18,00
Antonio Meneses Meléndez R. la Grá 2,00
Lorenzo Castaño García Barr, mel 6,00
Sotera Montes Viniegra Madre de Andrea Hdez Montes y esposa de Juan cristobal Hernandez Castaño Cp, mel 1,50
Jesús Bernáldez Bernáldez Viudo, repr. Clímaco Bdez Pascual L, alc 8,00
Jesús Bernáldez Bernáldez Ls 3,00
Manuel Lozano Bernáldez mat 3,00
Manuel Lozano Fdez  ct 1,25
Manuel Lozano Fdez  mat 0,20
Mauricio Gómez En repr. Narcisa y JJ Castaño Lapuente, hijos de José Castaño Sanz  Cp,ct,guti, 5,00
Andrés Meneses Utrera Y Mateo Vázquez Morales Ch red 3,00
Andrés Meneses Utrera ct 0,50
Francisco Gómez Corral Ct 3,00
Miguel Ramírez Bernaldez Y Fernando R.R.. Antes Fco. R.Torres Posito, pz b 4,25
Ramón Álvarez Ruiz Cp 0,75
Ramón Álvarez Ruiz cp 0,50
Ángel Carballo Álvarez Y Aureliano Dguez García Alm 2,00
Sebastián Caro Cruz (Rey) melonares 5,50
Fº Caro Cruz (Rey) Antes Fª Ortiz Durán (de Villagarcía) Ct, guti 6,00
Fº Caro Cruz (Rey) guti 3,00
Bartolomé Marabel Mogío  Marido de Josefa Sanguino Mogio Ps, cp, L, 12,00
Aniceta Utrera Maquera Mujer de Fº Martínez alc 7,00
Conce Dguez García Mujer de Juan Fito Boluda Industrial.  Sep, pz b. mt 7,00
juan fito Boluda mat 0,25
Basilia Castaño Sanz (Díaz) cp 2,00
Gervasio Mogio Pigna ct 0,50
Urbana Zambrano Caballero ct 1,25
Luis Leal Gómez ct 1,00
Fº Ruiz Blanco aldf 1,25
Adelaida Ruiz García aldf 0,50
Luis Álvarez Infante Cp, cñ + 1,00
Emilio Escobar Suárez  Ch red 1,25
Carmelo Lozano Domínguez Ch red 3,00
Mateo Vázquez Morales Ch red 1,00
Juan Isidro Sanz pz melonares 1,00
Cruz Meneses Gómez pz melonares 1,00
Cruz Meneses Gómez ct,melonares 2,75
Juan Castaño Castaño Ermita 0,50
Fº Castaño y Castaño Ermita 0,50
Pascasio Domínguez Toro Ermita 3,00
Fructuosa Romano Moriche mujer de José Hdez Méndez Ermita 0,50
José García Amo gjrr 1,50
ildefonso Torres Ramírez Ls,  7,00
Zoilo Felipe Méndez ct 0,25
Ramón Galván Castaño ct 0,25
Sebastián Montero Castaño ct 0,25
Francisco Motera Jareño ct 0,25
Vicente Motera Jareño ct 0,25
Francisco Duarte Huerta ct 1,00
Anacleto Meneses Gómez ct,melonares 2,25
Anacleto Meneses Gómez ct, pasí maricara 1,50
Anacleto y cruz Meneses Gómez Ermita 2,25
fernando Meneses Gómez melonares 1,00
José Meneses Gómez ct 1,00
José y fernado Meneses Gómez alc,mc 1,25
Alonso Torres Martín melonares 1,00
Celestino Pereita Mogío  ct, rivera 1,50
Salustiano Motera Mancera ct,rivera 1,50
Manuel Romano Matías ct,carril salvaleón 1,50
Fº Moreno Silva alcaidia 0,50
Manuel Martín Mogio ct,carril salvaleón 2,00
Severiano Peinado Mejia mc 1,00
Pedro Cansado Pascual pasil gallego 2,00
Donato Duarte León jacoteo 1,00
Sisto Martín Zarza ct 1,00
León Castaño Cordero melons, encaladas 2,00
Julián Motera Oliva ct 1,00
Severiano Galván Castaño ct, pasí maricara 1,25
Eladio Zorzano Mogío ct 1,50
Alonso Marín Doblado melonares 0,75
Juan Rosa Motera y claudio múñoz Gata c salvaleón 1,00
Doroteo Carro Corbacho y Donato Duarte León alc 1,00
Doroteo Carro Corbacho alc 0,25
joaquín Zarza Sanz pasi mc 0,25
matilde Conde pinilla viuda de Manuel Núñez Contrera gjrr 1,50
juan Fº y josé García Álvarez De la Torre gjrr 1,00
Manuel Silva Mena De la Torre gjrr 1,50
Celestino Zarza Rebollo De la Torre cp 9,00
Celestino Zarza Rebollo De la Torre cp 1,00
Miguel Álvarez Primoroso brr 0,75
Francisco Álvarez Primoroso De la Torre brr 1,00
Antonio Martínez Ceballos De la Torre Ch red 4,00
Antonio Martínez Ceballos De la Torre cp 0,50
Miguel Rico Méndez De la Torre Guij, cñ + 9,00
Miguel Rico Méndez De la Torre gjrr 1,00
Marcelino Rico Méndez De la Torre Guij  6,00
Marcelino Rico Méndez De la Torre gjrr 1,50
TOTAL 402,95



           





Cp….     Campillo                Ct  …      Contadero
Mc…      Pasi Maricara        Ch Red    Charco Redondo
Af----      Aldefita                  melons    Melonares
Erm--     Ermita                    Alc          Alcaidia
Alm…     Almorchones          cñ +        Cañá la cruz
Ls…….   Labraos                 R gr        Risco la Grá
Po…..     Pósito                    Serp       Serapio
Pz B..     Pozo Baez                Barr        Barrera               
Mat…     Matilla                    Guti         Gutierrez
S Mariandres                         Gjrr         Gijarral






martes, 4 de febrero de 2014

1.600 El fraile del Cabezo:

GENTE SANTA DE NOGALES

La gente de Nogales hemos sido mucho de Iglesia, unos más que otros, pero mucho. Por eso hoy 2 de abril, día de San Francisco de Paula, os voy a contar la historia de nuestro famoso fraile, Fray Andrés de Nogales. Cuya vida transcurrió de finales del siglo XVI a mediados del XVII (1585-1650). A él hace referencia en uno de los capítulos de su libro Don Manuel Dguez Merino, "Cuarterón" ( Casa de la Cultura).

Todo viene a raíz de una reseña que me mandó Carlos Marín, extraída del libro “Historia eclesiástica de la ciudad y obispado de Badajoz” de Juan Solano Figueroa y Altamirano (1610-1684), clérigo e historiador, y cuya transcripción os dejo a continuación:

NOGALES (1.661)

"30. Su antigua iglesia fue San Juan, que oy es hermita, y la población estuvo en lo llano de su terreno, un tiro de mosquete del castillo. Después pareçió mejorarla para defenderla con el castillo que tiene, hermoso y fuerte, edificado el año mil quatroçientos y çinqüenta y quatro por don Lorenzo Suárez de Figueroa, primer conde de Feria y nieto del maestre fundador de este estado, que çimentó con Nogales, Oliva y Valencia, a que después sus descendientes agregaron las villas que posee. La parroquia, anexa a la de San Pedro de Almendral, está dentro de la muralla del castillo, con título de San Cristóbal, y sus hermitas son los Mártires y Santa Justa y Rufina. Sitio devoto y de recreación, no falta quien diga que vinieron aquí las santas mártires; pero desdiçe de toda buena historia y de la tradición constante de Sevilla. Sesenta veçinos tiene y en su prosperidad tenía çiento. Fue su natural el mui religioso padre fray Andrés de Nogales, de la Orden de San Francisco, de cuias virtudes trata la Crónica de la Provincia de San Miguel, lib.3, cap. 31."

Dice cosas curiosas: 
- Que había 3 ermitas. Nos habla de la de los Mártires, que es ahora de Santa Justa y Rufina. De hecho la calle San Cristobal (que en aquella época casi no existía) se llamó de "los Mártires hasta cerca de la mitad del XIX cuando se le cambió a "calle de la Plaza", y a finales, a "San Cristobal". Durante la II República "Calle de Pablo Iglesias"!!!!! para volver a ser la calle del Santo Patrón y Mártir, que lo es.



- Que el pueblo había venido a menos. Pasó de 100 a 60 vecinos (cabezas de familia), que multiplicándolo por 3,5 personas por familia, nos da 210 habitantes. Figuraos que el caserío, como mucho, llegaba hasta las "Callejinas"... La Ermita estaba totalmente aislada y era mucho más pequeña; intuyo que venía a ser lo que ocupa la parte del altar hasta el arco que lo divide de la zona de bancos. Por lo investigado hasta ahora, la ermita se amplió entre 1860 y 1880, con muchas probabilidades de que fuera en 1873. Para ello se tuvo que recortar la casa que estaba a continuación de la de los Salas Torres. Se trae a las Santas Hermanas, su retablo, pila de agua bendita y quizás su portada, dejando taponada la calle de Santa Justa. Pero ya hablaremos de ella en otra ocasión.

Bueno, que me disperso rápido. Vamos a ver el pelaje de nuestro famoso fraile.

Tomé la referencia de la reseña (Crónica de la Provincia de San Miguel, lib.3, cap. 31.) y a buscar en "Linternet". Y bingo, helo ahí, buscar un poco en él, y ya está...


Cuenta que este beato nogaleño (no sabemos sus apellidos), estudió en la vida civil y después de pasar a la vida religiosa no quiso seguir la escuela ni el oficio del púlpito, por el amor que le tenía a la soledad y al silencio. A tal extremo llevó la cosa que, "fuera de los oficios del coro y del altar, y del acto de la confesión sacramental, nunca desplegó los labios a palabra alguna..."




Donde más tiempo vivió y finalmente se retiró y murió fue en el Monasterio Franciscano de Santa Marina de la Verde, en los Arribes del Duero, en el término de la localidad salmantina de Aldeadávila.




Cuenta que viviendo en el convento franciscano de Béjar, la señora duquesa quiso conocerle pues había oído hablar mucho de él y para que le diera consuelo espiritual. Y estando una vez en la iglesia, mandó al Guardián que hiciera bajar al de Nogales. 

Difícil se lo puso la duquesa, pero como otra de sus virtudes era la de la obediencia, bajó pensando por el camino como iba a salir del embrollo sin ofender a la señora, pues no quería romper su voto de silencio. Cuando se presentó ante ella, hizo una inclinación sin levantar los ojos y dijo: " He obedecido señora a mi prelado, y llegado aquí, mi vista importa poco o nada. En el cielo nos veamos" y diciendo esto se volvió sin que fuera posible detenerle.

Era tan rígido en su "virtud" de no hablar y obedecer que vaya como prueba otra anécdota más que tenéis fotografiada aquí al lado. Cuenta el autor que hubo un momento en que pareció humano, y después de tanto tiempo lejos de su patria -Nogales- deseó ver el siervo de Dios a sus hermanos. Pidió permiso a su superior y se puso en camino para verlos.

 Estando cerca del pueblo, se encontró a sus hermanos que venían del campo, los saludó y estuvo con ellos cosa de media hora en una ermita (La de San Juan, acaso), y de allí se despidió luego para volverse a su convento. Los hermanos, extrañados de la decisión, lo invitaron a que se quedara al menos una noche, pues había venido andando 50 leguas y tenía ya sesenta años. Él daba como escusa que el permiso del Prelado había sido para ver a sus hermanos, y que como ya los había visto, cualquier otra cosa excedía del tenor de la licencia. En realidad lo que no quería era faltar a su perfección hablando. 

En fin, un "adelantao" a su época en lo que hace al senderismo y Geoturismo. Santo varón. Lo mismo era tímido... Posiblemente vería el cielo por el retrovisor. Y es que, siempre se ha dicho, de Nogales al Cielo. Fíjense qué cielos más únicos tenemos por encima del cabezo.

   
Fíjense qué cielos más únicos tenemos por encima del cabezo.
¡Qué fijación con los Purgatorios, Señor! Pa mí, un "despegao de la familia"; eso es lo que era, "un despegao"


Posdata. Y yo me pregunto:¿No sé llamará Sierra de Frayandrés en vez Mariandrés? A lo mejor, al final, se quedó a hacer noche en la Cueva del Monje ....







domingo, 2 de febrero de 2014

1.300 San Juan, el Nogales antiguo. La huerta

CALLES DEL VIEJO NOGALES

Camino de Barcarrota
Letrero con conseguida vejez


INTERIOR DE LA ERMITA DE SAN JUAN 


CONTRAFUERTES

 MÉNSULA DE APOYO DE  LA BÓVEDA



LA HUERTA DE SAN JUAN



(En primer plano, el último viejo nogal de los que dieron nombre al primer poblamiento. Al fondo las dos palmeras centenarias y el eucalipto más antiguo, el único que sobrevive de los que plantaron en 1922, y cuyo tronco principal se taló hace más de 40 años)

Huerta de las Moreras, antigua propiedad del Duque. Se encuentran referencias de ella en el archivo de la Fundación Casa Ducal de Medinaceli en Sevilla desde 1635 que estuvo arrendada a Manuel Gordillo Maraver por 24 ducados.  




Su alberca, de 754 metros cuadrados de superficie y uno de profundidad, se construyó a finales del XVIII tras varios pleitos del arrendatario con el Duque:



·   1771.- Autos seguidos ante el alcalde de Nogales para que el duque construyese una alberca en la huerta de las Moreras del término de Nogales.

·   1773.- Testimonio en relación dado por Francisco Javier Navarro, escribano de dicha villa de los autos seguidos por Pedro Macías Lozano sobre que se regase por caño de alberca la huerta de las moreras propia del duque de Medinaceli y Feria en los que se proveyó auto en 29 de Abril de dicho año declarado que la huerta pudiese regarse sin necesidad de alberca, ni otro artificio alguno.
                                      Debemos entender que más adelante se consiguió


Para salvar el callejón por el que pasa el regato "de la agua Gil" (de la Bejarana), hicieron un puente de ladrillo que nunca ha tenido daño alguno. Seguramente se hizo a conciencia. Si tenéis la ocasión de verlo, no os lo perdáis. Aunque, como se ve en la foto, se usa poco ya.

El duque la vende en 1854 a José Torres Lozano (que vivía en la actual casa de Cayetano) por 3.500 reales. Después la compra D. José Bernáldez Grinda y se la vende a Francisco Ramírez Torres en 1.901, quien le construye una pérgola de hierro y emparrada desde la casa a la alberca. A su muerte la hereda su mujer, Ana Ramírez Bernáldez....



La huerta tiene dos norias, una abajo, al lado de la rivera, hace mucho tiempo en desuso, y otra al lado del callejón del regato, que aún se puede ver, y aunque un poco deteriorada, ha estado funcionando hasta hace unos cuantos años. Fue hecha en Zafra en 1.910 en la fundición de Diaz de Terán. Y aquí pueden ver parte de la Nº 3.
Puente

Olivo tricentenario
Sus árboles tienen mucha historia: El moral que le da nombre desde el siglo XVI; el nogal, único que queda en el pueblo de los que le dio nombre a Nogales; las dos palmeras que pasan ya de los 100 años; el único "ocalisto" de los que se sembraron en 1922, y por supuesto, dos avellanos que sembrados por "El Pelao" son únicos por estas latitudes. Dos cipreses jóvenes que acompañan a las palmeras. Un Pino y un Madroño hecho árbol.

Cascada del callejón