domingo, 24 de enero de 2016

1.736 Fundación hermanas Pérez Román

LAS FUNDACIONES

Son muchas las fundaciones que la gente de Nogales, como de toda España, constituyó para salvar sus almas. Era lo habitual en una época en que se pensaba que aunque se iba a terminar en el Cielo era necesario pasar por el Purgatorio para presentarse limpio de toda "mácula" ante el Señor. Aún perdura en cierta forma esta tradición cuando encargamos misas por nuestros difuntos...

Cuadro de Ánimas de la Iglesia de San Cristóbal

Las llamas del Purgatorio llegó a ser una verdadera obsesión, y para lo único que se vivía. Mientras se estaba vivo se ganaban "Indulgencias" y tras la muerte, eran los herederos quienes, con parte de las rentas de los bienes terrenales que se le dejaban, debían ponerse al servicio de la salvación del alma de su propietario difunto. La Iglesia, mediante el cobro de unos servicios religiosos, era quien administraba (¿administra?) estos "cupones" a cambiar por tiempo entre llamas. En fin, una verdadera hipoteca que se le dejaba a los herederos por los siglos de los siglos. Amen

En la fundación que nos ocupa, se obligaba a los poseedores (herederos) de los bienes a pagar a los clérigos por decir una misa todos los días de fiesta del año. Como condición extraordinaria, durante los meses de verano debían ser "misas de Postre" (dichas después de Misa Mayor). Lo que ciento y pico años después supuso un encarecimiento de los costes ya que tenía que venir un sacerdote de fuera, y en vez de 3 rrs, que era lo habitual, salían hasta 10 rrs en ocasiones.Por lo que, al final, decidían pagar el principal y levantar la obligación de las misas.


Son varias de las que nos han llegado documentación. Ésta es la primera que he sido capaz de poner en pie. Ya os hablaré de 2 ó 3 más conforme vaya analizándolas.