sábado, 1 de febrero de 2014

Un poco de LUZ

La pantalla del portátil se me hace como un retrovisor, una bola plana de cristal que me ayuda a ver, a mirar el pasado. No me ocurre lo mismo cuando escribo en papel. Bendito invento.
No sé como hemos podido vivir así, en esta absoluta oscuridad. Mirando atrás. Con lo que he aprendido en este último año, no puedo hacerme a la idea de cómo hemos sido capaces de vivir así, sin saber nada de lo que este cabezo esconde. Tampoco puedo comprender cómo la tradición oral no nos lo ha hecho llegar; se ha debido romper la comunicación entre las ramas y las raíces en algún momento. Se me ocurre, sin pensarlo mucho, que pudiera haber sido en esa maldita brecha del 36 al 39. Aunque demasiado fácil parece esta explicación, pero puede ser...


Aquí nadie sabe nada del Ducado, de cómo el duque o la duquesa vendieron Los Entrines, Santa Justa y otras muchas "de sus propiedades". Aquí nadie se ha preocupado de averiguar qué pasó con "La Desa", con "el Egido"; de qué hace ahí encima un castillo (de chico pensaba que lo habían hecho en la Guerra...). Esa ermita de Santa Justa y Rufina, el Granero, la Cárcel, la Cruz del Calvario, la Fuente Grande, Los Huertos, el Puente Viejo, las ermitas de San Juan y de las Santas en el campo, las huertas, los 5 molinos.... ¡Qué sé yo! 

¿Cómo hemos podido vivir así?. Muchos hemos estudiado. Algunos historia, y no nos han contado nada, ni nos hemos preocupado la gran mayoría por investigarlo. El castillo ha vuelto a manos del Duque y nadie sabe como ha sido; los escudos de la cárcel y del granero se han cambiado de sitio, ese cable pasando por encima de los blasones, la fuente vieja ya ni se sabe si es vieja... Pero ¿Esto qué es ? ¿Por qué nos está pasando esto?



Sinceramente creo que todo es producto de nuestra ignorancia (comparable a la que tiene el que puso el cable), de esa falta de luz, de esa rotura de la "traditio" que decían los romanos. En algún momento, como he dicho, la generación que debía haber pasado el mensaje a la siguiente cerró la boca bien por miedo, bien por intereses de no se sabe qué naturaleza, o bien por las dos cosas. La cadena se rompió y caímos en el limbo de la incultura, teniendo que tomar modelos ajenos, inventarnos nuestra propia historia como unos nacionalistas pueblerinos cualquiera. Cuando, no tenemos necesidad de inventarnos nada. Está ahí abajo. Solo tenemos que entrar y sacarlo.


Cómo han podido "crecer" estos Nogales sin sanearse sus raíces. Ya sabemos lo que hay debajo, mucha piedra. Pero las raíces tienen que estar ahí también.


Como hizo "Migué el Zapo", vamos a coger un escardillo, o un pico si hace falta, y vamos a ver como están esos rizomas nogaleros. 

Sé que hay gente que tiene aún miedo. Eso es lo que hemos heredado. Esa es la única tradición que no se ha roto, el miedo, pero no un miedo cualquiera, sino un terror insuperable a lo pasado que a lo mejor ni pasó, esto es, el miedo por ignorancia. Volvemos a lo mismo.


Yo también tuve miedo, pero ya no. He encendido un "carburadó" y he metido la cabeza debajo del cabezo. He entrado por la "cinterna" del Castillo y esta vez no he visto las suelas retorcidas de los "borceguiles" y sandalias que hacía Tanquino, ni latas de pintura "jerumbrosas", ni he olido a perros muertos, ni a zarria. Al contrario, intuyo que lo que voy a encontrar es ese becerro de oro del que se habla que hay en todos los pueblos. En el nuestro estoy seguro de que existe, está ahí, le he visto el rabo, y le tengo que ver algún día sus cuernos relucientes. Lo vamos a sacar entre todos, y el bicho nos contará cosas. Tiene el disco duro a tope. Por cierto, en las paredes de la "cinterna", auténticos lienzos de grafiteros locales, estaban escritos con humo de velas los nombres de algunos que han querido ver. Entre ellos se puede reconocer claramente la "Z" del Zapo, y otros como Cuarterón, Manolo Gil y Carlos Marín. La próxima vez que entre quiero escribir el mío, yo también quiero saber.


¿Te apuntas? Pues ve comprando los cirios, el túnel es largo hasta Monsalud.

13 comentarios:

Corambo dijo...

Bienvenida esa linterna que, como la de Diógenes, dará con el hombre perdido de Nogales. Nogales es un pueblo cerrado. Sus casas dan la espalda al paisaje. Ábrase, pues, la nuez.

Carmelo Ramirez dijo...

Las nueces, las cabezas, si conseguimos abrirlas nos encontraremos lo mismo, el cerebro. Celebro abrir este cascanueces digital.

Ana María dijo...

Bienvenido este "Blogales", Carmelo, que viene a recordarme algunos de los olores, emociones y personajes más importantes de mi infancia. Saquemos los escardillos, sí, y ensalcemos los rizomas y los cirios. Te sigo.

Jose Antonio Bernaldez Fernandez dijo...

Carmelo, enhorabuena y espero aprender a mirar y escuchar ese paisaje y paisanaje que tanto quiero.

Eva Lozano dijo...

Gracias, simple y tremendamente, gracias...porque deseo saber de dónde vengo...a ver si así ilustro el a dónde voy.
Enhorabuena por este enriquecimiento.

José Ríos dijo...

Carmelo. Enhorabuena!. No solo está muy bien documentado , además me sumerge en los recuerdos de mi infancia y de la historia de mi familia, con lo que el placer ha sido doble. Un fuerte abrazo y sera un placer seguir leyendo tus hallazgos.

PacoPimienta dijo...

Aunque me marché muy pequeño del pueblo, (10 años) esta publicacion me ha devuelto muchos recuerdos de mi infancia.
Gracias Carmelo y recuerdos para ti y tus herman@s
Paco Pimienta

Carmelo Ramirez dijo...

Me alegro, Paco. Creo que no eres el único. Ya me lo han comentado mucha gente, y otros/as muchos que no lo pueden hacer por este medio.
Todo esto me motiva a seguir manteniendo este enredo en el que me he metido. Una afición que me está dando muchas satisfacciones y con la que disfruto enormemente, como espero que se esté viendo en todo lo que hacemos. Porque no estoy solo, muchos colaboran y participan con comentarios, documentos, fotos, correcciones, sugerencias, etc.

Te agradezco tu participación y apoyo

Un abrazo

agus emprendimiento dijo...

Pues para linterna el candil que encendía mi abuela antes de ir a dormir cuando iba a visitarla a su casa de las afueras del pueblo;todos se iban al pueblo y yo no entendía xq para mí esa casa con higuera; pilar y caño de agua; donde bebían los burros me apasionaba y además no había luz; lo q hacia mas interesante para mi.Nunca olvidaré la imagen del castillo a través del ventanuco del dormitorio de mi abuela;ese castillo al q no se podía subir xq según mi madre había una cisterna abismal;en la q yo pensaba vivirían brujas;duendes y alguna q otra hada.
Pilar Beltrán Hernández.
Cuantos recuerdos al leer vuestros apellidos q oi nombrar a mi abuela y q rabia no saber nada de sus padres,solo el apellido de él Sánchez y el de ella Gutiérrez.Ellos vivieron en Nogales mucho antes del 36,pero no tengo fotos ni nada,si se a tuvieron dos hijas Pilar y Luisa y algún descendiente de la ultima debe de andar por ahí.
Al descubrir este blog,entusiasmada estoy escribiendo,quizás alguien recuerde a mi abuelo,un herrero q tuvo nueve hijos de los q solo viven dos en Pamplona.

agus emprendimiento dijo...

Ah y enorhabuena por este magnífico blog,me ha encantado y remitido a mis raíces.
Pilar Beltrán Hernández

Carmelo Ramirez dijo...

Pilar. Ya me he puesto manos a la obra, y aunque ahora estoy fuera de casa con pocos datos, te puedo adelantar que se los nombres y apellidos de los padres de tu abuelo Bonifacio. Es mas, si era de Nogales, se llamaba Inocente y fue precisamente él quien junto con tu bisabuela los que se fueron al Pilar a poner la cantina en 1900 cuando hicieron la carretera. Antes tenian un un comercio en la calle Alfonso XIII, ahora Francisco Pizarro.
Otra cosa. La foto de la puerta de la cantina la tienes precisamente en el indice de este blog. Creo que es una de las joyas que nos quedan y hay que salvar
Prefiero que para darte mas datos de toda tu familia, que siempre he intentado de averiguar, me mandes tu correo a blogalescarmelo@gmail.com
Quizas pueda sacarte tu arbol genealogico de la parte del Nogal
Un saludo

Carmelo Ramirez dijo...

En cuanto a tu abuelo, Don Bonifacio Hdez Hdez (1.891) Era hijo de Inocente Hdez Pavón (1,854) comerciante, que fue el que se instaló en el cruce del pilar, y de María Hdez Díaz. (1857). Inocente era hijo de Luis Hdez Castaño (1818) jornalero y de Francisca Pavón (1824).
Por ahora más allá no alcanzo.

Intuyo que Bonifacio se metió a herrero porque su suegro (Nacido en Calamonte) también lo fue ( Además de vender tocino en caja) y el padre de su suegro (de Medina de las Torres) que fue el que vino a Nogales. La lápida de éste último se conserva aún en el cementerio

Si llego a confirmar este extremo, son los Sánchez los que no son de Nogales.

Continuará

Carmelo Ramirez dijo...

Y continuamos,
La madre de tu abuelo Bonifacio, Mª Hernandez Díaz (1857) debía de ser natural de Santa Marta, pueblo en el que estuvo trabajando mucho tiempo Don Inocente Hdez Pavón, hasta que en 1891 ó 92, que se vienen a Nogales y nace Bonifacio.

Solo nos queda la otra pata. Doña Pilar Sánchez Gutierrez (1898) y su hermana Luisa. Luisa tuvo una hija, Candelaria, y un hijo, Nicasio como su abuelo Leal. Según Pepín, hijo de Candelaria, su abuela y su hermana eran de Nogales. Nos queda encontrar sus ascendientes. Y en ello estamos. Me huele a que, nacidas en Nogales, sus ascendientes eran de la Torre. Me huele

Y seguiremos continuando